Archivos Mensuales: febrero 2013

Paseando con los perrunos…

Hoy os voy a contar una historia real (no como los otros posts que todas sabemos que no son reales… jejejejejeje) para darle un toque de humor a este viernes  tan gris:

Ayer iba yo de paseo con Foxi y Brego (mis dos perretes para quien no los conozca); íbamos por una pista en medio del monte, sin ningún tipo de iluminación, (más que mi triste y diminuta linterna), eran las 9 de la noche, y estábamos casi a 1km de casa, cuando de pronto, se puso a llover… así que viendo que caían chuzos de punta mis DOS perros, (no uno, sino los dos) pensaron: “patas para que os quiero”… se largaron corriendo campo a través y volvieron a casa, y allí me quedé yo… más sola que la una, cagadita de miedo y sin apenas cobertura; llamándolos a gritos, oyendo ruidos “extraños” por todos los lados y acordándome del terrible trailer de la nueva película de Guillermo del Toro (pero que mala malísima es la sugestión).

Me pongo la capucha y automaticamente dejo de oír… decido que es preferible escuchar ruidos “extraños” a no escuchar nada más que mi propia respiración, así que me quito la capucha… con la consiguiente pingadura.

Respiro hondo un par de veces y llego a la conclusión de que lo más sensato es desandar lo andado y volver a casa… camino con el teléfono en la mano rezando para que las rayitas de la cobertura aparezcan… oigo a mi alrededor unos ruidos más extraños que los anteriores… parecen jabalís, (espero  por favor que sean jabalís), sigo andando…  por fin encuentro un sitio con cobertura, pero no me puedo mover porque la pierdo. Consigo llamar a mi querido hipotecado, que efectivamente me informa de que mis queridos canes llegaron hace un rato a  casa, para colmo de males mi hipotecado me regaña:

“Y si te encuentras a un jabalí que haces”

“Desearle buenas noches, y cambiar de carril, ¿¿que quieres que haga??”

Se ríe al otro lado de la línea…

“Pues a mi no me hace gracia… ¿que hago? ¿me quedo quieta? ¿esos bichos detectan el movimiento?”

“Es un jabalí, no un velocirraptor…”

“Tanto me da que me da lo mismo…”

“Ala, déjate de hacer el tonto y ven pa casa, que llueve”

“No me digas…”

Cuelgo y sigo con mi penoso paseo… al cabo de unos minutos oigo un ruido de “carrera” a lo lejos, un animal viene corriendo hacia mi. Ahora hasta sin capucha, escucho mi corazón que se acelera. Me quedo quietecida mientras intento respirar muy despacio… para mi alivio (ya estaba a puntito de hacerme pis encima) es Foxi, que arrepentida, y seguramente escuchando mis gritos de angustia vuelve a buscarme… de Brego, ni rastro, seguramente se metió en su caseta y si te he visto no me acuerdo… Con Foxi me vuelve la valentía al cuerpo, de repente la perra se pone a una orilla de la pista y empieza a ladrar. No sé a que ladra, pero veo un arbusto que se mueve, puede ser el viento, sí, tiene que ser el viento… creo que lo mejor es no quedarme para averiguar que es, emprendo la ruta de nuevo y llamo a Foxi para que a poder ser, no se separe de mis talones.

Quince minutos después consigo llegar a casa, acompañada de mi querida balita, y muy enfadada con Brego… calada hasta los huesos, segura de estar incubando una gripe de esas que hacen historia y con la certeza de que no voy a poder ver ninguna peli de terror en lo que me resta de vida…

Así que… un consejo, no os fiéis nunca de un perro al que no le gusta mojarse! O no seais tan idiotas, y pasead por una zona bien iluminada!!

FELIZ VIERNES!! 😀

Anuncios