Archivos Mensuales: marzo 2013

Subidón de endorfinas

Podemos tener un mal día, (como este que os comentaba aquí), pero… que pasa cuando cuando tenemos un buen día??.
Los pajaritos cantan… las nubes se levantan… te levantas con la sonrisa puesta y dando volteretas llegas al baño… y te juras a ti misma que hoy va a ser un gran día!
Tu marido/hipotecado/novio se despide de tí con un besaco de tornillo y te dice: Te quiero mucho cariño, que tengas un buen día.
Parece que en vez de un café para desayunar te has tomado una caja de prozac. Pero tú eres feliz y el resto te da igual. Solo cruzas los dedos para que a las seis de la tarde sigas la mitad de feliz de lo que estás ahora.
Y no sabes muy bien si es la predisposición a ser feliz o qué, pero no paran de sucederte cosas buenas a lo largo del día, sea lunes, miércoles o domingo.

Pues bien, un día así tuve yo el otro día! (Hace más de un mes… que vergüenza!).
Me levanté por la mañana y me preparé para ir a correr con una amiga y unas cuantas desconocidas, (una iniciativa del Team Sport Spirit, reunir a chicas que hacen running para correr juntas).
Mi reto: Acabar sin echar los higadillos y con un poco de dignidad los 6km que íbamos a recorrer.
No os lo vais a creer, pero lo conseguí. (¡¡Papá, hipotecado, soy una campeona, gracias por vuestros consejos y apoyo!!).
Ya sé que 6km no parece mucho, pero para mí que lo más que corro es detrás de Brego y Foxi cuando se escapan, y a veces ni eso… es todo un reto. Tengo que confesar que no hice los 6km del tirón, (entonces sí que hubiera echado higadillos, pulmones, y demás), pero conseguí hacer 3km sin parar y los otros 3km de vuelta en dos paradas.
El caso es que lo pasamos genial, había muy buen rollo, chicas requetemajas, los organizadores geniales, nos regalaron unas chapas súper monas, (diseñadas por mí, claro está!! :D) y nos esperaron con una bebida isotónica para recuperar las energías perdidas…
Pero ahí no terminó mi día genial, (ahí si tenía las endorfinas recorriendo mi cuerpo como locas por París). Cuando terminamos de correr nos pusimos a charlar, y yo hice un comentario referente a mi hipotecado y entonces una de las chicas que había ido a correr y a la que no conocía de nada, (mentira, nos conocíamos del twitter, pero no nos habíamos ubicado aún) se llevó las manos a la cabeza y me dijo:
– ¡Tu escribes ÁnimoChicas!
Yo me quedé estupefacta y pensé:
– ¡OMG! ¡He acuñado un nuevo término! y además tengo fans desperdigadas por el mundo… (o al menos por Gijón).
– ¡¡SIIIIIIIIIIIIIIIIIIII!!
Grité mientras la abrazaba! No sabéis la ilusión que me hizo! Saber que alguien te lee,  y lo más importante, que le gusta lo que lee!!
Pues sí, resumiendo: la mañana de 10.
La tarde pasó con buena compañía y un buen té con miel. Y al llegar la noche, entré en el Facebook y entonces descubrí que tenía otro motivo más para ser feliz cual lombriz.
¡Me habían otorgado un LiebsterBlogAward!
Para las ajenas al mundo blog, los Liebster son unos premios que se entregan entre bloggers para dar un poquito de movimiento y publicidad a tu blog. Es todo un honor para mí recibir uno y de nada mas y nada menos que de Mary Mar Camino, del blog Confesiones de una Community Manager. ¡¡Milenta gracias!!
Me puse a otorgar los premios, (sí, ahora yo tengo que dar premios… muhahahahahahaha… se admiten sobornos!) pero el post se empezó a hacer largo. Así que como dice mi abuela: “mas vale que te digan mus-mus, que fute-fute”. Traducción: Vale más que os deje con las ganas que saturaros, así que el próximo post: LOS LIEBSTER BLOG AWARD DE ÁNIMOCHICAS. (Ni Óscar ni leches, chicas, esto si que es glam!!).
Espero que empecéis genial la semana. Os prometo que no tardaré tanto en volver a escribir. FELIZ LUNES!!

Anuncios